Cómo convertir en habitación una terraza

¿Quién no quisiera tener más espacio en la casa? Nada como una habitación extra para destinarla a esas cosas que siempre has querido hacer. Esta podría ser tu pequeño estudio en el que pintar, leer y relajarte, o un gimnasio privado para ahorrarte todos los meses un buen dinero. También podrías aprovechar una habitación de más para los invitados, de modo que cualquier visita sea mucho más cómoda y agradable para todos.

Ahora imagina que esto es posible… Una forma de hacerlo realidad es transformar tu terraza en una habitación. En este artículo te contamos cómo hacerlo fácilmente.

Convertir la terraza en una habitación

La forma más sencilla de que tu terraza de lugar a una nueva habitación de la casa es mediante un cerramiento. Existen muchos tipos de cerramientos, claro está, pero algunos son mejores que otros para este propósito.

Antes de entrar en materia, recomendamos descartar grandes obras en las que tengas que levantar paredes ya que esto podría suponer una inversión demasiado grande. Además del gasto económico, el engorro que supone una obra de estas dimensiones quizás sea excesivo.

Por ese motivo, aunque si será necesario hacer obra, hay cerramientos que permiten que la obra sea mínimamente invasiva. Este es el caso de los cerramientos de cristal. Gracias a ellos podrás convertir la terraza en un cuarto cerrado sin gastos ni obras desorbitadas.

Formas de cerrar la terraza para convertirla en habitación

cortinas plisadas

Para llevar a cabo este proyecto tendrás que decidir cómo quieres hacer el cerramiento. En este sentido, puedes optar entre dos opciones según las características de tu terraza:

  • Cerramiento de cristal por encima de la barandilla. En este caso, el cerramiento aprovecharía la barandilla ya existente y se situaría por encima y hasta el techo. Ten en cuenta que esta opción solo es válida si la barandilla es de obra, con ladrillo y demás.
  • Cerramiento de cristal hasta el suelo. En este caso el cerramiento ocuparía todo el alto de la planta. Es la opción perfecta si tienes una barandilla que no es de obra.

¿Qué pasa si quiero conservar la terraza?

Lo mejor de transformar la terraza en una habitación mediante cortinas de cristal es que podrás abatirlas por completo. Así es como esa habitación podrá volver a ser una terraza si alguna vez lo deseas.

Además de eso, las cortinas de vidrio tienes otras muchas ventajas como cerramiento:

  • Su acabado es muy elegante, por lo que la habitación resultante será más acogedora.
  • Permiten tener vistas panorámicas y sin obstáculos. Así el cuarto tendrá mucha luz, podrás disfrutar totalmente de las vistas y la habitación parecerá más grande.
  • Son fáciles de limpiar tanto por fuera como por dentro. Esto se debe a que se pueden plegar en 90º sin que tengas que asomarte al exterior para limpiarlas.
  • Existe la opción de poner vidrios protectores del sol. Si te preocupa que una habitación con tanta luz pueda ser un problema, gracias a algunos tipos de vidrios tintados la visibilidad y estilo de las cristaleras se mantiene a la vez que la entrada de rayos uva se reduce al mínimo. Así pues, aunque todo el cerramiento sea de cristal, la habitación es segura frente al sol.
  • La obra es mucho más sencilla y rápida que con el resto de cerramientos.

Pasos para transformar la terraza en una habitación

Cortinas de cristal en NavalcarneroSi te has decidido y quieres convertir tu terraza en una habitación, estos serás los pasos que tienes que seguir:

  1. Analizar el espacio para determinar qué tipo de cerramiento necesitas. Esto estará supeditado al tipo de barandilla que tenga tu terraza.
  2. Determinar el tipo de cristal templado que quieres instalar, ya sea normal o protector.
  3. Buscar presupuestos y comparar la relación calidad precio, investigar opiniones, etc.
  4. Contratar al proveedor adecuado que realice la instalación de las cortinas de cristal.
  5. Supervisar la obra para que todo vaya bien.
  6. Acondicionar tu nueva habitación a tu gusto para darle el uso que más necesites.

Este proceso parece largo y complicado, pero no lo es. Los pasos 1, 2, 3 y 4 no deberían llevarte más de 3 días laborales. De hecho, este plazo lo determina la rapidez de respuesta que tengan los proveedores a los que pidas presupuesto. Ten en cuenta esa rapidez y la forma en la que te tratan, pues es síntoma de profesionalidad. El paso 5 tampoco supone mucho esfuerzo porque la obra es sencilla. La media de duración para hacer este tipo de instalación está en unos 5 días, en los que basta con que te pases a ver cómo va un par de veces al día para que te mantengan informado de como va todo. Llegados al paso 6 ya tendrás listo tu nuevo cuarto, así que el objetivo está cumplido.

Ahora solo falta que tu le des vida a la terraza que has convertido en habitación.

Cómo techar un patio sin perder luz