¿Es legal cerrar un balcón sin permiso?

terraza de edificio con cortinas cristal

En la actualidad, cerrar un balcón sin permiso es una acción que puede tener diversas implicaciones legales y sociales, dependiendo de la legislación local, las normativas de la comunidad de propietarios y los reglamentos municipales vigentes. A continuación, exploraremos las normativas y legislaciones que rigen esta práctica, así como las consecuencias de llevarla a cabo sin el consentimiento adecuado.

Normativas y legislación vigente

En la mayoría de los municipios y comunidades autónomas, cualquier modificación en la fachada de un edificio, incluyendo el cierre de balcones, requiere de una licencia de obra menor o mayor, según la envergadura del proyecto. Esto se debe a que dichas modificaciones pueden afectar la estética del edificio, la seguridad estructural, y el bienestar de los vecinos. Antes de proceder con el cierre de un balcón, es crucial consultar:

➡️ El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de tu localidad, que establece las normas urbanísticas.
➡️ La comunidad de propietarios, ya que muchos estatutos de comunidades prohíben cambios que alteren la estética exterior del edificio sin un acuerdo en junta de propietarios.
➡️ La normativa municipal, que puede requerir la presentación de un proyecto técnico firmado por un profesional.

Consecuencias de cerrar un balcón sin consentimiento

Las principales consecuencias que podemos encontrar al cerrar un balcón sin permiso son dos:

Riesgos legales y multas

Llevar a cabo el cierre de un balcón sin los permisos y consentimientos necesarios expone al propietario a diversos riesgos legales, incluyendo la imposición de multas significativas. Estas pueden variar dependiendo de la legislación local pero, en general, la administración puede exigir la restauración del balcón a su estado original, además de aplicar sanciones económicas por la infracción cometida.

Impacto en las relaciones vecinales

Además de las consecuencias legales, cerrar un balcón sin permiso puede afectar negativamente las relaciones vecinales. Este tipo de acciones sin consenso puede generar conflictos con los vecinos, ya que altera la uniformidad y estética del edificio, y puede afectar la convivencia en la comunidad. Mantener una buena relación con los vecinos es fundamental, y cualquier proyecto que afecte los espacios comunes o la fachada del edificio debe ser discutido y aprobado en conjunto.

Estamos de acuerdo que la fachada de los edificios mejoran con cerramientos, les aporta más estética y calidad al edificio. Por otro lado, desde Vidriosystem aconsejamos hacer las cosas bien y siempre por lo legal, ya que las consecuencias de un trabajo mal realizado pueden ser inmensas. Nuestra empresa no trabaja ni de forma ilegal ni haciendo ninguna «chapuza». La calidad de nuestro trabajo es 100% demostrable desde el primer minuto.